martes, 30 de septiembre de 2008

 

 

 
Posted by Picasa


Mi corazón me recuerda que he de llorar
por el tiempo que se ha ido, por el que se va.
Agua del tiempo que corre, muerte abajo,
tumba abajo, no volverá.
Me muero todos los días
sin darme cuenta, y está
mi cuerpo girando
en la palma de la muerte
como un trompo de verdad.
Hilo de mi sangre, ¿quién te enrollará?
Agua soy que tiene cuerpo,
la tierra la beberá.
Fuego soy, aire compacto,
no he de durar .
El viento sobre la tierra
tumba muertos, sobre el mar,
los siembra en hoyos de arena,
les echa cal.
Yo soy el tiempo que pasa,
es mi muerte la que va
en los relojes andando hacia atrás.
Jaime Sabines

5 comentarios:

ana. dijo...

adoro los atardeceres. adoro la manera que tenés de atraparlos,de hacerlos perdurables. son sublimes estas fotos, mi pequeña. te adoro a vos y tus atardeceres.

liea dijo...

uh agradezco mucho esta poesia
en el dia de hoy
y las fotos estan mas que hermosas

Önirönäutä dijo...

Bellísimas fotos. Me recordaron a cuando me iba en bicicleta a las afueras de mi pueblo a ver las últimas luces y me parecía estar dentro de un cuadro de Turner o de Friedrich.

Besos

Paula Mariposa dijo...

Oh quiero ese cielo todo para mí. Cuán egoísta puedo llegar a ser por un cielo así.

Gracias María por compartirlo a través de tus fotos. Algo que definitivamente yo no haría. Oh qué cielo!!!!

JaviC dijo...

impresionante!! cuántos colores preciosos juntos!!