martes, 28 de abril de 2009

 
Posted by Picasa


"Uno piensa que los días de un árbol son todos
iguales. Sobre todo si es un árbol viejo. No. Un día de un
viejo árbol es un día del mundo."

"La balada del álamo Carolina"
Haroldo Conti

8 comentarios:

ana. dijo...

cada vez que vuelvo a la infancia (nuestra infancia)
me esperan nuestros árboles queridos, Marù, silenciosos espectadores de lunas mágicas y luciérnagas brillantes.
están siempre allí, resistiendo inviernos -como dice mi querido REL- únicos testigos de aquellos pequeños milagros de felicidad.

como siempre te amo, Marulita (más que siempre)

Mª Angeles dijo...

Yo creo que los arboles nos necesitan a nosotros tanto como nosotros a ellos.
Si los escucharamos de verdad con el alma y el corazon, descubririamos lo que nos piden y lo que nos dan.
Pero somos ciegos y sordos con la naturaleza.
Saludos.

carmensabes dijo...

Cuanta verdad por dios!!!

Un placer siempre llegar hasta aquí y quedarme un ratito sintiendo...

Roberto Esmoris Lara dijo...

De Haroldo Conti siempre recuerdo una figura: "...el álamo (en invierno) estaba ahí, como una idea". Los miro frente a mi ventana, ya casi sin hojas, y sus ramitas finas se abren nerviosamente sosteniendo el cielo.
Tu "mirada" me conmueve, hermana, siempre descubriendo el íntimo fervor del Universo.
Marú, sos una genia!!!
...y te quiero.
(Abrazo emocionado del RELito)

Adolfo Payés dijo...

Excelente..

que lujo de post nos entregas la vida pura escrita en versos..


saludos fraternos
un abrazo

María de los Ángeles dijo...

Anita mía: cuántos árboles para recordar de nuestra infancia...cuántos resistiendo aún hoy...espero sigan testificando nuestros encuentros por siempre...
Te amo también.

Ma Angeles: El hombre es despiadado con lanaturaleza, buscando el bienestar económico se olvida de lo bien que se puede pasar momentos alasombrade un árbol, sin dañarlo. Ojalá cambiemos nuestra actitud destructiva...ojalá no sea demasiado tarde...
Besos.

Carmen: el placer es mío al recibir tus visitas tan reconfortantes...Bienvenida seas siempre!

REL: a mí me conmueve tu sensibilidad, hermano querido...eso de "sus ramitas finitas sosteniendo el cielo" es encantador...qué bonita manera de mirar y transmitir lo que ves. Qué lindo es encontrarte acá!!
Abrazotes.

Adolfo: Los versos no son míos, yo no sé escribir, sólo me linmito a mostrar lo que me gusta y quiero compartir. Gracias por tu visita.

liea dijo...

veo un cuerpo
como los que pintaba o dibujaba Egon Shiele..
justo tenía ganas de subir algunas...

Andreico dijo...

Ah, no... Haroldo Conti, mi padre, el padre de todos. Me carteé hace 15 años con uno de sus hijos y me mató. Es como cuando describe al hombre, diciendo "la vida de un hombre es u miserable borrador, un puñadito de tristezas que cabe en unas cuantas líneas. Pero, a veces, así como hay años enteros de una larga y espesa oscuridad, un minuto de la coda de un hombre es una luz deslumbrante.
Besos